Entrada

El lado más humano de Sanyo Gutiérrez. Regaló su trofeo a una niña granadina para verla feliz

Sanyo GutiérrezNo tenía duda alguna de la grandeza de Sanyo Gutiérrez en pista pero, desde que conocí esta bonita historia que voy  relatar, para mí el gran jugador jugador ha quedado empequeñecido por su talante como persona.

 

Ocurrió el pasado mes de octubre con motivo del Granada Open.  Pasado el tiempo, la familia  desde el anonimato ha querido compartir hoy con nosotros el lado más humano de Sanyo Gutiérrez y de Valeria Pavón.

 

Era el primer partido de pádel en directo para “ella”, una niña granadina de 8 años que  acudía con su padre a ver la final del Granada Open Bela-Lima frente a Paquito-Sanyo. El padre, un gran aficionado de este deporte y buen amigo personal, llevaba preparada una pelota de pádel por si podía conseguir un autógrafo de uno de los finalistas.

 

La niña disfrutó tanto del partido, que nada más acabar el partido le pidió a su papá la pelota y se dispuso en la cola donde Belasteguin había comenzado a firmar autógrafos y saludar a los espectadores. Tras 20 minutos de espera y a punto de entrar en contacto con Bela, la pelota se le cayó y se perdió en la profundidad de las gradas. Por más que el padre intentó ante los sollozos de “ella” recuperarla, resultó imposible. No obstante, convenció a su niña para proseguir el intento y plasmar el autógrafo sobre la misma entrada. De nuevo y cuando prácticamente estaba tocando a Fernando, el jugador fue llamado por la organización para la entrega de trofeos….  ¡volvían las lágrimas por el infortunio¡

 

El padre intentaba consolarla ¡pero no había manera¡ La niña de pronto recordó que su progenitor de camino al pabellón,  al pasar por el Hotel los Abades le comentó que los jugadores World Pádel Tour estaban alojados allí. “Ella”  con las lágrimas en los ojos le pidió  ir hacia al hotel por si los podía ver…. y hacia allá que comenzaron a caminar.

 

Cuando llegaban a la puerta del hotel se cruzaron con Valeria Pavón ySanyo Gutiérrez, cargado con su paletero. La niña sorprendida y entre  sollozos le dijo a su padre “ese es Sanyo”,  Valeria que la oyó se acercó  a ella  tiernamente para preguntarle por qué lloraba. El padre contó la “historia” y Valeria de forma muy cariñosa se dirigió a la pequeña “eres una niña muy guapa, no llores por eso, Sanyo te firma todos los autógrafos que quieras”. Pronto pusieron a disposición de Sanyo la camiseta blanca que llevaba puesta la niña para la firma del jugador, cuando de nuevo Valeria intervino “esa camiseta nueva y tan bonita no se puede estropear”  insinuándole a Sanyo que buscase alguna prenda suya que llevase en el paletero. Sanyo sacó la equipación con la que había jugado la final, la única que llevaba en el paletero  y le plasmó la firma advirtiendo con  una risa que sería necesaria lavarla.

 

De nuevo Valeria se dirigió con cariño a la niña que había cambiado las lágrimas por sonrisas y comentó “ese es buen regalo para el padre,  pero esta niña se merece algo que quede de recuerdo para ella”, en ese momento Sanyo volvió a meter la mano en el paletero y sacó el trofeo de subcampeón del torneo dándole un beso y obsequiándola con algo que ella nunca hubiese imaginado. Desde ese día el trofeo y el lado más humano de Sanyo lucen en el estante del dormitorio de la niña granadina.

 

Hoy “ella” ha querido rendir homenaje y dar las gracias a Valeria y Sanyo con este bonito dibujo.

Una respuesta a El lado más humano de Sanyo Gutiérrez. Regaló su trofeo a una niña granadina para verla feliz

  1. Genial ¡Cosas de película que ocurren cuando los famosos son empáticos! Y con peques por el medio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *